Lou Reed

Ayer murió Lou Reed, uno de los personajes más influyentes de la música rock y, como otro ilustre e influyente difunto (John Lennon), gran admirador de E. A. Poe. Aunque en este caso sí encontramos en su trabajo obras dedicadas directamente al escritor norteamericano.

Allá por 2003 Reed participó en un espectáculo teatral del poeta Robert Wilson, POE-try. Ese mismo año salió el disco The Raven, que mezclaba música y poesía y en el cual trabajaron destacados y variados invitados; como muestra este botón en donde le acompañan The Blind Boys of Alabama, se trata del tema I wanna know, inspirado en El pozo y el péndulo:

Recientemente (2010), con ilustraciones de L. Mattotti, participó también con sus poemas en la edición del cómic El cuervo:

Actividades poetianas en el centro

El miércoles nos volveremos a reunir para ir concretando las actividades que los diferentes departamentos realizarán durante este curso en torno a Poe. Las iremos reflejando en este blog, en la categoría “Actividades de nuestro homenaje a Poe”. Además abrimos un apartado con el mismo nombre en los enlaces (por aquí a mano derecha), donde irán situándose aquellas que se vayan generando. Ya podéis ver los correspondientes a las entradas en el blog de biblioteca relacionadas con el homenaje y un enlace a las guías de lectura, preparadas por Carmen Jurado y Matías Regodón, para los grupos de 4º de E.S.O.

El pozo y el péndulo

Si quieres disfrutar de una versión suave, esta reciente animación de Marc Lougee puede servirte, es bastante fiel al original de Poe:

El_pendulo_de_la_muerte-670533649-large

 

El actor elegido (Vincent Price) del gran cineasta de Poe, Roger Corman, intervino en una versión algo más trágica de la misma historia: parte 1 y parte 2 (podéis activar los subtítulos en inglés). Se trata del último episodio del largometraje En compañía de Edgar Allan Poe (Kenneth Johnson, 1970). Entenderemos tras verlo por qué Corman eligió a Price en tantas películas. En 1961 habían trabajado juntos en El péndulo de la muerte.

 

 

 

 

Y como no, para quienes necesitáis experiencias más fuertes, nos vamos hacia el año 1983 y encontramos Kyvadlo, jáma a nadeje, una versión que mezcla marionetas con imágenes de la vida real y que se inspira tanto en el relato poetiano como en La esperanza, de Villiers de l’Isle Adam. Fue realizado por Jan Švankmajer (curiosamente volvemos a encontrar un artista checo), una de las muchas y reconocidas influencias de alguien bastante más conocido, Tim Burton.

 

 

 

I poe NYC

Ahora cuando parece que ya estamos saliendo de los tiempos tenebrosos, tenéis hasta el 26 de enero, para visitar la muestra Edgar Allan Poe: Terror of the Soul. Recientemente inaurada en The Morgan Library & Museum pretende profundizar en la figura de Allan Poe y nos propone leer “entre las líneas de más cien libros, daguerrotipos, cartas y manuscritos originales, el abismo y la magia que convivían detrás de la mirada hundida del autor”. Queda un poco lejos, pero podéis aprovechar para conocer Nueva York. Hoy mismo el diario EP nos habla de ella.

Allí podréis ver desde un pergamino de dos metros de largo formado con cartas, pasando por tres copias de su primer libro Tamerlane and Other Poems, o la primera  edición de El cuervo, o un daguerrotipo tomado cuatro días después de que intentara suicidarse con láudano o una de las tres páginas que alcanzó a escribir de The Lighthouse antes de su muerte, hasta ver incluso a Lou Reed o Paul Auster charlando sobre nuestro personaje entre otras muchas actividades.

Si os vienen mal las fechas, o para complementar vuestro viaje, siempre podréis visitar en Richmond, a una seis horas de NYC, The Museum of Edgar Allan Poe. Allí pueden descargarse variados materiales.

Si os parece algo lejos, a una tres horas, en Baltimore encontraréis el Edgar Allan Poe House and Museum. O aún más cerca, el Edgar Allan Poe National Historic Site, en Philadelphia.

¿Os sigue pareciendo lejos? Acercaos al Bronx (de Manhattan hacia arriba pasado Harlem) y preguntad por The Poe Cottage, la casa donde pasó sus últimos años. Un vídeo para que la vayas conociendo:

Historias para no dormir

Sin duda, como nos cuenta Chicho Ibáñez Serrador en el comienzo del capítulo El Cuervo, Allan Poe fue el principal inspirador de una de las primeras series que causó furor e insomnio en la televisión de nuestro país, Historias para no dormir, allá por los años 60. Aunque pueda parecer mentira ahora, conseguía su objetivo. En concreto, el mencionado episodio contaba los últimos años de la vida del autor, articulados alrededor de su conocido poema.

Curiosamente, una de las últimas producciones sobre nuestro personaje, El enigma del cuervo, recrea los últimos días de Poe dentro de una trama policiaca, aunque en este caso el aburrimiento pueda provocarnos el anhelado sueño.